huelga de hambre

El grupo exige mejor trato, fianzas más bajas y que el gobierno los libere mientras las cortes de inmigración resuelven sus casos de asilo político.

Un grupo de inmigrantes, la mayoría de ellos centroamericanos que buscan asilo en Estados Unidos, reiniciaron por tercera vez una huelga de hambre en la cárcel de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) en Adelanto, California, para pedir que bajen el costo de las fianzas y esperar en libertad la resolución de sus casos.

Los huelguistas denuncian, además, un trato severo por parte de los agentes, quienes incluso reprimieron con gases lacrimógenos una protesta anterior, y encierros en celdas solitarias.

“La tercera huelga comenzó la noche del 4 de julio”, dijo Maru Mora Villapando, directora de comunicaciones de Latino Advocacy, organización que respalda el movimiento. “Decenas de detenidos lanzaron una huelga de hambre de 72 horas para protestar por los bonos (de fianza) y en reclamo de asilo político”.

ICE se ha resistido a declarar el movimiento como una huelga de hambre. “Solo después que observamos que un individuo no ha ingerido alimentos durante 72 horas, consideramos esto como una huelga de hambre”, dijo ICE en un comunicado.

“En ese momento el o los individuos quedan sujetos a los protocolos de la agencia para manejar una huelga de hambre”, dijo Virginia Kice, vocero de ICE para la región Oeste.

El protocolo citado por Kice incluye una supervisión médica cercana, y que a todos los participantes en este tipo de movimiento “les seguirán ofreciendo tres comidas diarias, y se les proporcionará un suministro adecuado de agua

fuente: univision